viernes, 12 de septiembre de 2008

MIL PORQUÉS

Por qué te pierdes de mi vida

en el árido desierto

y se torna tu ausencia incertidumbre,

cuajada de nostalgias y misterios.

¿Dónde puedo encontrarte si te pierdes?

O quizá sea yo la que me pierdo

Con mil sombras que me apartan de ti.

‘Deberán derribarse muchos muros,

deberán florecer muchos almendros,

deberán renacer muchas espigas.'

‘O tal vez es el hoy sin flores

y sin frutos en mi huerto el momento

deseado para poder hallarte si te pierdo’


2 comentarios:

Mario dijo...

¡Qué bello clamor a la huída, a la nostalgia, a las preguntas sin respuestas!
¡Qué triste la incertidumbre a lo desconocido!

Mil besos y una flor...

Anónimo dijo...

hola ama, gran poema, lleno de dolor y desesperanza, lástima que tan exento esté de sensibilidad aquél que debería avergonzarse por lo que te hace sentir..., por lo que te hace no sentir...
endika