jueves, 3 de noviembre de 2016

Tarea de Psicología



"Decir adiós a un ser querido que ha fallecido no es una meta alcanzable para la esposa supervive"...

"Nuestro decirle adiós a José María, no significa olvidar a la persona que se ha ido, significa recolocarlo en la propia vida, en tu propia vida Rosa Mary". Hacer como has hecho en este viaje...Los terapeutas lo denominamos..."recolocar para que el superviviente (tú) pueda continuar con su vida".

"Yo veía decir adiós como decir adiós al deseo de que el fallecido esté vivo, de que esté aquí contigo, y adiós a la fantasía de que puedes recuperar alguna vez a la persona perdida. Este proceso sitúa al fallecido en un lugar menos central en la vida del superviviente, tú Rosa María, de manera que puedas continuar tu vida no tan desgarradamente.

Decir adiós es algo que se puede hacer gradualmente durante el curso de la terapia. Te animaría a poquito a poco "ir diciendo un adiós temporal a José María, "adiós por el momento"...Piensa en ese "suspiro en medio de las aguas del Mediterráne"Decir adiós a un ser querido que ha fallecido no es una meta alcanzable para la esposa supervive"...

"Nuestro decirle adiós a José María, no significa olvidar a la persona que se ha ido, significa recolocarlo en la propia vida, en tu propia vida Rosa Mary". Hacer como has hecho en este viaje...Los terapeutas lo denominamos..."recolocar para que el superviviente (tú) pueda continuar con su vida".

"Yo veía decir adiós como decir adiós al deseo de que el fallecido esté vivo, de que esté aquí contigo, y adiós a la fantasía de que puedes recuperar alguna vez a la persona perdida. Este proceso sitúa al fallecido en un lugar menos central en la vida del superviviente, tú Rosa María, de manera que puedas continuar tu vida no tan desgarradamente.

Decir adiós es algo que se puede hacer gradualmente durante el curso de la terapia. Te animaría a poquito a poco "ir diciendo un adiós temporal a José María, "adiós por el momento"...Piensa en ese "suspiro en medio de las aguas del Mediterráneo, déjame mi apreciada Rosa María sugerirte esta afirmación: " tengo que dejarte ir", "tengo que decir adiós", "el dolor a veces es tan intenso que debo dejarte ir"...

Serás tú, únicamente, tú Rosa María la que tomes esta iniciativa, la que sienta que está preparada...cuando seas capaz de decir ese "adiós final, será tremenda esa sensación de alivio...


Te adjunto más tarea...es tarea que ya he prescrito a otras clientas...estoy muy "orgullosa de ti", de tú valentía, de ese viaje, del perdón que les has concedido a tus hermanos, y de toda tú en general...

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Un sueño que deja de ser sueño


Un beso marcó el tiempo,
le puso alas a mis sueños
y acabó con el eterno invierno 
que oscurecía los días de mi vida
impidiéndome emprender el vuelo.
Desde entonces sólo vi sonrisas y alegría
en los rostros de la gente de mi pueblo.
Cambió el color de los senderos,
de los caminos, de las calles,
de la tierra, del cielo,
de las hojas de los árboles,
por donde soñaba encontrarte.
Y aunque larga fue mi espera…
Cuando apareciste y caminaste hacia mí…
La lluvia dejo de mojarme.
El sol confundiéndote con otra estrella,
pareció asomarse un instante por entre la nubes
para iluminar y acariciar tu piel de seda,
para deleitarse observando tu belleza
Te di un abrazo largo y un beso,
y nos perdimos en la tarde
por un camino de quimeras
hechas realidades.
¡Sí!... Un beso marco el tiempo…
Un antes y un después…
Con mis labios en tus labios;
con mis manos en tu pelo…
¡Un sueño dejó de ser sueño!

UN POEMA ESCRITO EN TU PIEL


Por quererte, cómo te quiero…
He escrito con mis besos 
en tu cuerpo
las palabras, los versos
que se quedaron en tu piel
como mi mejor poema…
¡Cómo el poema perfecto!,
que no se puede escribir en el papel.
Y habla de la pasión,
de los sentimientos…
Habla de la sublimidad,
habla del amor.

Ahora cuando te miro,
lo leo en tus ojos,
me lo canta tu silencio,
lo recuerdo en tu sonrisa,
me lo declaman tus besos,
me lo dice tu boca,
lo siento en mis manos
que sin tocarte
te acarician.

Y cuando caminas
con tu pelo suelto al viento:
eres un poema danzando,
eres poesía en movimiento.

Por quererte, como te quiero…
He luchado con gigantes
y he vencido.
He cruzado desiertos y mares.
Le he ganado a los vientos;
he desarmado tornados,
he derrotado huracanes…
He viajado contra el tiempo,
pero me he detenido,
y me he anclado en tu puerto;
solo para quedarme contigo,
y así seguir escribiendo
con mis besos,
poemas en tu cuerpo.


martes, 1 de noviembre de 2016

Carta a José Marí;




Mi querido José Marí,  sé que estás conmigo... que me sigues llevando de la mano, que me sigues cuidando, que me sigues amando, te recuerdo cada minuto, cada segundo.
 Sé que estás conmigo.... en estos días de otoño... que el bosque cambia sus vestiduras verdes por  colores.... ocres, amarillos y granates el recuerdo es más fuerte si cabe....
 Te gustaba las salidas que hacíamos al bosque... en la próxima semana se realizan las jornadas Micologuicas.... recuerdas....salíamos con todos los que de alguna manera  preparábamos...el evento... cuanto...te implicabas... y cuanto... cuanto.... disfrutabas.
 Hoy  ya no es igual, todo son recuerdos, de una vida de entrega, a nuestra familia.... la familia que fundamos los dos con mucho amor.
Por eso por el amor que nos teníamos y nos tenemos....sé que estás conmigo.




Te he escrito estas breves palabras... por que sé que te gusta el otoño

Van cayendo las hojas sobre el barro,
 vencido del crepúsculo, en tanto que el dolor,
 entrecortado y lento,
 responde a un interludio de campanas
 gravitadas en muerte,
Van cayendo las hojas entrecortado y lento,

Mi ultimo sueño
Cuando ya de la vida
el alma tenga, con el cuerpo, rota,
y duerma en el sepulcro
esa noche, más larga que las otras,

mis ojos, que en recuerdo
del infinito eterno de las cosas,
guardaron sólo, como de un ensueño,
la tibia luz de tus miradas hondas
entre la oscura fosa,
verán, en lo ignorado de la muerte,
tus ojos, ... destacándose en las sombras.

Padre Mar Cantábrico...

Padre Mar,
quiero volver a ti...
Y volver a mis orígenes
y volver un instante
hasta mi casa.
Mi casa de agua, de voces
y brillos de magia,
aquella de olvidada inspiración.
Déjame volver,dame la paz.
Dame entre tus olas,
besos con cosquillas.
Dame hoy un abrazo,


martes, 25 de octubre de 2016

Aquella noche sucedió


Existo porque me despierto y me levanto. Porque como, camino, hablo. Porque así lo prueba el acta de mi nacimiento. Existo por el número de mi carnet de identidad. Por mis padres y su maravilloso descuido. Jamás hice nada por existir. No llené solicitud, ni pedí permiso. Simplemente aparecí.
Siempre pensé qué la existencia empieza en el momento de nacer y que a veces la vida tarda tanto en llegar que no llega nunca. Gasté tanto tiempo en tratar de entender qué era la vida construyendo hipótesis sin sentido. Hoy sé que la felicidad, el amor la amistad son utopías que generan angustias si las pretendemos completas. Que el asunto es buscarlas y devorar sus momentos como abastecimiento para los tiempos en veda. Hoy creo que la vida es un buen vino, la canción que te gusta, esa sensación después de amar que te hace sentir supremo. Un buen postre, un gran atardecer. Todo lo demás es un rosario de pesadillas que hay que padecer para poder encontrarte de manera esporádica con pequeños detalles y sentirte por instantes… vivo. Pocas veces se puede atrapar la vida por un tiempo continuo de dos horas
Aquella noche sucedió.